Los nietos de San Ildefonso

El 22 de diciembre es el día del sorteo de “El Gordo”, la lotería de navidad. Cuando veo las noticias por la noche y salen los niños de San Ildefonso, no puedo evitar pensar: “Mira, los niños de San Ildefonso. Ahí estaba mi abuelo de pequeño.”

El Colegio de San Ildefonso era un colegio para niños huérfanos. Según cuentan en su propia página web, fue fundado por el Ayuntamiento de Madrid en el s. XV “como un centro de beneficencia que acogía a niños abandonados, facilitándoles su educación.”

Que mi abuelo estuviera allí acogido no era una leyenda familiar porque era algo que conocíamos de primera mano: cuando murió su padre, la madre de mi abuelo (Ignacia García del Pozo) pasó por muchas dificultades económicas y no podía hacerse cargo de sus dos hijos así que solicitó plaza para su hijo pequeño, mi abuelo (Carlos Magariños). El mayor (Antonio Magariños) permaneció con ella.

Mi abuelo conservó en casa toda su vida la instancia que entregó su madre solicitando la plaza en el colegio. En ella se incluían diversos certificados de bautismo, matrimonio y defunción. Gracias a que el abuelo conservara esos papeles, hemos podido ir tirando del hilo y encontrar información sobre esta rama de la familia.

Esta fue más o menos la sucesión de los hechos:

1903 Matrimonio de Ignacia García del Pozo y Manuel Magariños Mera.
1907 Nacimiento de Antonio Magariños
1908 Nacimiento de Carlos Magariños
1912 Defunción de Manuel Magariños Mera
1913 Ignacia García del Pozo solicita el ingreso de Carlos (con 5 años) en el Colegio de San Ildefonso.
1914 Carlos es admitido en el Colegio de San Ildefonso

En 1923, Carlos culminó sus estudios en el Colegio de San Ildefonso con un pensionado que le permitió estudiar en la Escuela Industrial de Madrid y en 1927 empezó a trabajar en la Cooperativa Electra.

Esta es la instancia en la que Ignacia García del Pozo solicitó la admisión de su hijo Carlos en el Colegio de San Ildefonso. Incluyo también una transcripción del texto:

Ildefonso.png

Excelentísimo señor Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Madrid

Ignacia García del Pozo, natural de Madrid, viuda, domiciliada en la calle de Mendizabal nº 61, piso bajo a Vuestra Excelencia respetuosamente expone:

Que teniendo un hijo llamado Antonio Carlos Magariños García, que el día 23 del actual cumple 5 años solicita de V.E. le sea admitido en el Colegio municipal de San Ildefonso toda vez que se halla en las condiciones exigidas para el ingreso en dicho establecimiento, por ser natural de Madrid y carecer de padre por fallecimiento de este.

Gracia que espera merecer de la bondad de V.E. cuya vida guarde Dios muchos años.

Madrid 23 de Septiembre de 1913

Ignacia García del Pozo

De esta solicitud siempre me ha impresionado que escribiera primero el nombre de Antonio, lo tachara y lo sustituyera por el nombre de mi abuelo. ¿Sería un lapsus o un cambio de planes de última hora?

También me impresiona que escribiera la instancia el mismo día del cumpleaños de mi abuelo.

Por supuesto, los niños de San Ildefonso son conocidos en todo el mundo por la lotería. Mi abuelo también cantó los números de los sorteos. Según contaba, una vez cantó un premio y el ganador les dio a él y a su compañero una propinilla.

San Ildefonso-1906.jpg

Niños de San Ildefonso en 1906 (antes de que ingresara mi abuelo Carlos). Fuente: ABC.es

sanildefonso_1916_abc

El gordo de navidad de 1916, que también se quedó en Madrid. Ese día sabemos seguro que no estuvo mi abuelo. Fuente: ABC.es

ABC San Ildefonso 2.png

El 23 de diciembre de 1921, el abuelo Carlos cantó los resultados de la lotería de navidad. No sabemos si cantó el gordo. Fuente: ABC.es

Advertisements
Posted in Historias familiares | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Leyendas familiares: ¿tenemos ascendencia judía?

De toda la vida se ha comentado en la familia que debíamos de tener antepasados judíos por parte de la familia Ramón. No sé muy bien qué origen tiene esta tradición oral pero al parecer es algo relativamente frecuente en España. Todas las familias piensan que tienen antepasados judíos pero nadie se pregunta por sus antepasados moros, negros o gitanos.

Según la leyenda familiar, la familia Ramón, de Valencia, debería descender de una familia de judeo-conversos. Parte de la leyenda familiar, además, era que nuestra familia estaba relacionada con Ramón y Cajal (que también tendría ascendencia judía).

No tenemos prueba documental alguna sobre esta ascendencia judía. Los dos apellidos valencianos de la familia “Ramón” y “Vidal” son muy frecuentes y no son en absoluto especialmente de familias de judíos conversos.

Sin embargo, este año me animado a hacer el test genérico de National Geographic y los resultados han sido interesantes: Tengo antepasados del Norte de África, del África negra y.. de la “diáspora judía”

ethnicity

¿Se confirma el mito? No sabemos. Para empezar, este tipo de resultados es bastante frecuente en la población española (incluso un 2% es un valor relativamente bajo para España). Además, no sabemos de dónde puede viene esta ascendencia judía. Puede venir por mi madre (en cuyo caso se confirmaría el mito) o por mi padre (en cuyo caso tendríamos una nueva leyenda que contar).

Por el momento, esta leyenda familiar no está confirmada. ¿Alguien se anima a hacerse el mismo test genético a ver qué sale?

 

Posted in Historias familiares | Tagged , , , , | 1 Comment

Leyendas familiares: ¿somos parientes de Cipriano Mera?

Creo que escuché esta leyenda familiar en el cementerio de la Almudena, de boca de mi tía. En 1997, después del entierro de mi abuelo, habíamos ido a ver la tumba de mi tío, que estaba enterrado en el mismo lugar que su bisabuela Cipriana Mera y Hermida (1842-1898). Fue entonces cuando mi tía (si no recuerdo mal) comentó lo que parecía ser algo sabido por todos en la familia: que la señora Cipriana Mera tenía que ser pariente del conocido líder anarcosindicalista de la Guerra Civil Cipriano Mera Sanz (1897-1973).

El razonamiento era claro: el apellido Mera, aunque no es extraño, tampoco es demasiado frecuente; en cambio, el nombre de pila “Cipriano” parecía demasiado poco común. ¿Casualidad? Dos personas que vivían en Madrid en la misma época y compartían el apellido y un nombre de pila tan poco común tenían por fuerza que ser parientes.

Por su edad y sus apellidos, Cipriana Mera, que tenía 55 años cuando nació Cipriano Mera, podría haber sido tía o incluso abuela del héroe anarquista. En tal caso, podríamos esperar que el padre de Cipriano fuera de la misma zona que Cipriana. Al menos debería compartir con ella algún otro apellido.

Hemos tenido acceso al certificado de nacimiento de Cipriano Mera y estos son los datos que hemos encontrado:

Nombre: Cipriano Mera Sanz
Lugar de nacimiento: calle de Juan del Risco, 6 (Madrid)
Fecha de nacimiento: 07 de noviembre de 1897

Nombre del padre: Vicente Mera y Jaraba, nacido en 1877 en Madrid (cuando Cipriana Mera tenía 20 años).
Abuelos paternos:
Pedro Mera, nacido en El Fabero, provincia de León, hacia 1850 o antes.
María Jaraba, nacida en Torrelaguna, provincia de Madrid.

Nombre de la madre: Guillerma Sanz de la Boza, nacida en 1876, en Robregordo, provincia de Madrid.
Abuelos maternos:
Felipe Sanz y Juana de la Boza, ambos naturales de Robregordo.

Con estos datos no podemos confirmar que Cipriano Mera sea pariente nuestro. El abuelo de Cipriano era de El Bierzo y la familia de Cipriana eran todos de Lugo.

Tampoco tenemos ni idea de porqué ambos se llamaban “Cipriano”.

¿Damos entonces por desmentido el mito? Tampoco. El Bierzo está cerca de la provincia de Lugo y bien pudiera ser que Cipriano y Cipriana tuvieran algún tatarabuelo en común del que heredaron el nombre. Una parte de la familia pudo emigrar desde Galicia hacia León (aunque esa zona recibió inmigración algún tiempo después) .

¡Habrá que seguir buscando!

Aquí va el árbol de los Magariños Mera para que nos ubiquemos:

magarinos-garcia

 

 

 

 

Posted in Guerra Civil Española, Historias familiares | Tagged , , , , | Leave a comment

Ocho apellidos madrileños

Bueno, ocho no, pero uno sí, y bien antiguo. ¿A qué viene esto? Viene de una de las leyendas familiares, transmitida de generación en generación, según la cual somos madrileños de pura cepa que pueden presumir de descender de varias generaciones de madrileños.

Mi madre decía que se lo había contado su padre (Carlos Magariños García) y a él se lo había dicho su madre (Ignacia García del Pozo).

ignacia-garcia-small1910_carlos-magarinos-_-futbol_small

La bisabuela Ignacia y el abuelo Carlos.

¿Leyenda o realidad?

Por la parte del padre de mi abuelo Carlos (Manuel Magariños), no hay duda. Todos vienen de Galicia. Gallegos por los cuatro costados. Aquí no se cumple la leyenda.

En cambio, por la parte de la madre de mi abuelo (Ignacia) nos encontramos con algo distinto.

Tanto Ignacia como sus padres Francisco García y Carlota del Pozo)  eran madrileños. ¡Bien! Se cumple la leyenda en las primeras generaciones.

Los cuatro abuelos de Ignacia, en cambio, eran cada uno de un lugar diferente. Nicolás García era de Belmonte (provincia de Cuenca), su mujer Antonia de la Peña, de Ateca (Zaragoza) e Ignacia Collado, de Sisante, (también en Cuenca). A principios del s. XIX debieron de producirse bastantes flujos migratorios desde la Mancha hacia Madrid.

Ignacia Collado, la abuela de Ignacia del Pozo, de quien posiblemente heredó el nombre, debió de llegar a Madrid desde Sisante en algún momento antes 1877. No sabemos exactamente cuándo ni por qué pero sí sabemos que en Madrid debió de conocer a Antonio del Pozo, madrileño de nacimiento, con el que se casó.

Leyenda confirmada: tenemos unas cuantas generaciones de madrileños. Los madrileños más pequeños de la familia, como Nicolás o Pablo (y me dejaré a alguno), son madrileños de séptima generación (y al mismo tiempo con antepasados por toda España). Yo me he cargado la tradición con mis hijos pero, a cambio, he añadido un país nuevo a la lista de lugares de nacimiento de la familia.

Aquí os dejo la última versión del árbol de los Magariños García (también en PDF):

Magariños García.png

 

 

Posted in Uncategorized | 1 Comment

El día de difuntos

Aunque la tradición en España es visitar los cementerios y recordar a los difuntos durante el día de todos los santos (el 1 de noviembre), en realidad, el día de los difuntos es el 2 de noviembre.

En las investigaciones familiares los recordatorios son una gran ayuda. Mis abuelos conservaron unos 40 o 50 recordatorios de comuniones y de fallecimientos.

Los recordatorios de primera comunión pueden ser una fuente interesante de información genealógica. El recordatorio de su primera comunión es prácticamente el único dato que tenemos de María Ramón Llera, la hermana pequeña de mi abuela (Dolores Ramón Llera), que hizo la primera comunión el 24 de abril de 1921 y que debió de morir poco tiempo después.

Las esquelas mortuorias se utilizaban para comunicar a los allegados el fallecimiento de alguien así como la fecha del entierro o la del funeral.

Esta es la esquela de Cipriana Mera, la abuela de Carlos y Antonio Magariños. Era la madre de Manuel Magariños y, gracias a esta esquela descubrimos que Manuel tenía dos hermanos, Emeterio y María.

1898_02_26_cipriana_mera_recordatorio_s_a1898_02_26_Cipriana_Mera_Recordatorio_s_b.jpg


La siguiente esquela es de Carolina del Pozo Collado, la madre de Ignacia García del Pozo, que a su vez era madre de Carlos y Antonio Magariños García.

19010_02_02_carolina-del-pozo_000119010_02_02_Carolina del Pozo_0002.jpg


En la esquela de Manuel Magariños Mera, el esposo de Ignacia García del Pozo, encontramos de nuevo a sus hermanos Emeterio Magariños Mera y María Magariños Mera junto con los nombres de sus respectivos cónyuges (Matilde Torres y Baltasar Prieto)

1912_manuel_magarinos_recordatorio_defuncion_00011912_manuel_magarinos_recordatorio_defuncion_0002


Ignacia García del Pozo falleció 24 años después de su marido. En la esquela no se mencionan familiares pero, en cambio, se anuncia que el Cardenal Tedeschini, nuncio apostólico, y  el Obispo de Madrid-Alcalá, habían concedido 200 y 50 días de indulgencias.

1936_03_25_Ignacia_Garcia_Recordatorio_0001.jpg1936_03_25_Ignacia_Garcia_Recordatorio_0002.jpg


Por último tenemos la esquela de Juan Ramón VidalCarmen Llera Gutiérrez. Murieron durante la guerra y la esquela se debió encargar al finalizar la misma, en 1939. La foto es de la imagen del Cristo del Amparo de Cobeña.

carmen-llera-1938-recordatorio0001Carmen Llera - 1938 - Recordatorio0002.jpg

Posted in Historias familiares | Tagged , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

12 de Octubre: Día de la Hispanidad

El día de la fiesta nacional es inevitable pensar en Brassens.

En la familia siempre hemos sido muy de cantautores como Sabina, Sánchez Ferlosio, Sisa, Krahe, María del Mar Bonet y, por su puesto, Brassens, que en su famosa canción La mala reputación cantaba aquello de:

¿Que es el 12 de Octubre hoy?:
en mi camita yo me estoy;
y si suena la musicá,
yo, ni me viene ni me va.
Y no sé que a nadie le perjudique
porque a los desfiles no me dedique.

Aquí una versión en español en YouTube y aquí la versión original cantada por Brassens.

Así que para hoy teníamos dos opciones:

Opción A: contar batallitas de cómo en mi casa nos ponían a Brassens una y otra vez hasta que nos tuvo que gustar o cómo uno de mis tíos nos cantaba Fernande cuando ya éramos más mayores.

Opción B: hablar del Magariños que más se ocupado de la cuestión de la Hispanidad. Santiago Magariños Torres de Mera (como a veces firmaba). Esto es mucho más interesante así que vamos con ello.

Santiago Magariños Torres: encarcelado por la República y exiliado por Franco

Santiago Magariños (1902-1977) era hijo de Emeterio Magariños, el de la vaquería y de Maltide de Torres Capón; era por, lo tanto primo de Carlos y de Antonio Magariños:

Magariños Mera.png

santiago-magarinos1

Aquí van unos apuntes bibliográficos rápidos:

  • Nació en Madrid en 1902.
  • En 1930 se publica su tesis doctoral “El problema de la tierra en Méjico y la constitución socialista de 1917”.
  • En Julio de 1936, al principio de la guerra, es detenido y encarcelado en la cárcel de Ventas, en Madrid, donde comparte celda con Ramiro de Maeztu, cuyos últimos momentos antes de su fusilamiento relató en el libro Quijotes de España. Esos mismos días, sus primos Carlos y Antonio Magariños estaban en la cárcel de Duque de Sesto.
  • En diciembre de 1936 es absuelto del delito de Desafección al Régimen (de la república) y puesto en libertad.
  • En diciembre de 1939 formó parte como secretario del tribunal que examinó la tesis doctoral de José María Escrivá y Balaguer, fundador del Opus Dei.
  • Fue profesor de Derecho en la Universidad Central.
  • En 1940, se crea el Consejo de la Hispanidad, del que Santiago Magariños fue secretario. Compagina este cargo con su cátedra en la universidad.El Consejo de la Hispanidad fue cerrado en 1945 porque su ideología falangista era demasiado radical para el franquismo del final de segunda guerra mundial.
  • En los años 40 fue director de Instituto de Cultura Hispánica, organización sucesora del Consejo de la Hispanidad y que ahora es la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
  • En 1952, participa en una edición de las obras de Miguel Hernández por el Instituto de Cultura Hispánica. Esto fuerza su destitución de todos sus cargos y su exilio en Venezuela donde realiza una intensa labor intelectual en la Universidad de Caracas.
  • Muere en 1979 en Caracas a los 77 años sin haber podido volver a España.

 

 

 

Posted in Guerra Civil Española, Historias familiares | Tagged , , | Leave a comment

Leyendas familiares: el hueso de aceituna

Supongo que casi todos los nietos de Carlos Magariños conocerán esta historia que se contaba en la familia. Yo recuerdo que a mi hermano y  a mí nos la contó mi madre pero es posible que el abuelo también nos la contara en alguna ocasión.

La historia es más o menos así: mis abuelos pasaron la guerra civil en Madrid, en la zona leal al gobierno de la república, por cuyas ideas no sentían gran simpatía. En 1938, el gobierno llamó a filas a los mozos de la quinta de 1929 para incorporarlos al ejército republicano. Como mi abuelo no quería ir a la guerra (y menos para luchar contra quienes tenían ideas afines las suyas), se tragó, según contaban, un hueso de aceituna y le declararon “No apto” para el ir frente.

Después de tantos años, podemos confirmar con documentos que la leyenda es posiblemente cierta.

Documento 1: Certificado de clasificación de Carlos Magariños García como Apto para servicios auxiliares (no para el servicio normal) debido que padece Estenosis de píloro, una enfermedad que, al parecer, se da sobre todo en bebés.

1938_06_27_Carlos_Magariños_ClasificaciónMilitar.jpg

Sobre el Coronel Carlos Leret Úbeda (1876-1956), que presidió la junta de clasificación, se puede encontrar bastante información en Internet. Fue un militar que permaneció leal a la República.

Documento 2: Auditoría de Guerra. Cuando el ejército nacional entró en Madrid y terminó la guerra, se produjeron procesos de depuración durante los cuales muchas personas tuvieron que demostrar que no eran republicanos y que no habían combatido contra el alzamiento.

En ese documento, Carlos Magariños tuvo que explicar que había sido soldado del Ejército Republicano pero que lo fue de manera forzosa y que fue a servicios auxiliares por trampa.

Depuración_ejército.jpg

Nos falta la prueba de que se usó un hueso de aceituna pero al describir la estenosis pilórica, la Enciclopedia Médica Medline Plus dice que se aprecia “Una masa en forma de aceituna al tocar (palpar) la zona estomacal, que es un píloro anormal.” Igual la forma de simular esta enfermedad era también usar un hueso de aceituna.

 

 

 

 

 

 

.

Posted in Uncategorized | Leave a comment