Los primos de América (2): Manuel Gregorio de Tejada y Trevijano el contable de Nueva Orleans

Hace unos meses contábamos las aventuras de nuestro primo Manuel García de Tejada y cómo se estableció en Luisiana. Casualmente tenemos otro primo lejano, llamado también Manuel que vivió algunos años en la Luisiana Española: Manuel Gregorio de Tejada y Trevijano.

Escudo de armas del Solar de Tejada incluido en la ejecutoria de hidalguía de José Antonio Gregorio de Tejada.

Con él compartimos otros antepasados: Antonio Gregorio de Tejada y María Martínez de la Cámara. De este matrimonio nacieron dos hijos: José Gregorio de Tejada y Martínez (1652), que fue bisabuelo de nuestro primo Manuel, y Antonio Gregorio de Tejada y Martínez (1637-1709), que es de quien descendemos nosotros.

Manuel Gregorio de Tejada y Trevijano nació en Madrid en 1760 y era hijo de Francisco Javier Gregorio de Tejada y Gallinero, natural de Pradillo y abogado en los Reales Consejos. Su expediente de colegiación puede consultarse en el Archivo Histórico del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Caja 222 AHICAM 1.1 Exp. 7087). Manuel fue recibido en el Solar de Tejada en 1774, junto a su hermano Juan y ambos siguieron la carrera militar.

Según los Duplicados de Intendentes del Ejército y de Real Hacienda de Florida y Luisiana, que se conservan en el Archivo General de Indias, Manuel fue nombrado contador de rentas de la provincia de Luisiana en 1786 (ES.41091.AGI/24//SANTO_DOMINGO,2610).

El siete de Mayo de 1791 se casó en la iglesia de San Luis en Nueva Orleans con Josefa Perdomo, con quien tuvo varios hijos.

Inscripción matrimonial de Manuel Gregorio de Tejada y Josefa Perdomo. Fuente: Registros sacramentales de la Archidiócesis de Nueva Orleans (https://nolacatholic.org/church-records)
Imagen de la Iglesia de San Luis tal y como era en 1794 antes de ser elevada al rango de catedral. Fuente: Wikipedia.

En 1800, la provincia de Luisiana fue entregada a Francia como parte del Tradado de San Ildefonso y Manuel debió de quedar cesante. En 1820 envía una instancia en La Habana solicitando se le conceda el empleo de interventor, vacante por retiro de Domingo Quintero (ES.28079.AHN/16//ULTRAMAR,1602,Exp.43).

Manuel debió de fallecer en La Habana poco después porque en 1824 su viuda Josefá Perdomo solicitó una pensión (ES.28079.AHN/16//ULTRAMAR,1602,Exp.43).

Los descendientes de Manuel y Josefa permanecieron en Cuba y prosperaron en la sociedad de la isla. Podemos saber más de la vida de estos descendientes a través de los volúmenes II y V de la obra Historia de familias cubanas.

This entry was posted in Árboles genealógicos, Historias familiares and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s