Leyendas familiares: el hueso de aceituna

Supongo que casi todos los nietos de Carlos Magariños conocerán esta historia que se contaba en la familia. Yo recuerdo que a mi hermano y  a mí nos la contó mi madre pero es posible que el abuelo también nos la contara en alguna ocasión.

La historia es más o menos así: mis abuelos pasaron la guerra civil en Madrid, en la zona leal al gobierno de la república, por cuyas ideas no sentían gran simpatía. En 1938, el gobierno llamó a filas a los mozos de la quinta de 1929 para incorporarlos al ejército republicano. Como mi abuelo no quería ir a la guerra (y menos para luchar contra quienes tenían ideas afines las suyas), se tragó, según contaban, un hueso de aceituna y le declararon “No apto” para el ir frente.

Después de tantos años, podemos confirmar con documentos que la leyenda es posiblemente cierta.

Documento 1: Certificado de clasificación de Carlos Magariños García como Apto para servicios auxiliares (no para el servicio normal) debido que padece Estenosis de píloro, una enfermedad que, al parecer, se da sobre todo en bebés.

1938_06_27_Carlos_Magariños_ClasificaciónMilitar.jpg

Sobre el Coronel Carlos Leret Úbeda (1876-1956), que presidió la junta de clasificación, se puede encontrar bastante información en Internet. Fue un militar que permaneció leal a la República.

Documento 2: Auditoría de Guerra. Cuando el ejército nacional entró en Madrid y terminó la guerra, se produjeron procesos de depuración durante los cuales muchas personas tuvieron que demostrar que no eran republicanos y que no habían combatido contra el alzamiento.

En ese documento, Carlos Magariños tuvo que explicar que había sido soldado del Ejército Republicano pero que lo fue de manera forzosa y que fue a servicios auxiliares por trampa.

Depuración_ejército.jpg

Nos falta la prueba de que se usó un hueso de aceituna pero al describir la estenosis pilórica, la Enciclopedia Médica Medline Plus dice que se aprecia “Una masa en forma de aceituna al tocar (palpar) la zona estomacal, que es un píloro anormal.” Igual la forma de simular esta enfermedad era también usar un hueso de aceituna.

 

 

 

 

 

 

.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s