1936: detenciones, juicios y condenas

¡No_pasarán!_Madrid

Hoy seguimos con más historias de la guerra civil. Estamos en Madrid, en otoño de 1936. La capital republicana estaba casi rodeada por las tropas franquistas. En mi familia casi todos eran más bien de derechas así que corrían un cierto peligro.

En la anterior entrada del blog, habíamos contado cómo mi bisabuelo Juan Ramón Vidal, su esposa Carmen Llera Rodríguez, su hija Pilar Ramón LleraMercedes Llera (la hermana de Carmen), habían huido de Cobeña al comenzar la guerra para llegar a Madrid.

A mi bisabuelo Juan lo habían detenido en Madrid el 20 de agosto de 1936 para después liberarlo el 20 noviembre de ese mismo año.

En esta entrada, nos vamos a ocupar un poco más las detenciones de mi abuelo Carlos Magariños García, de su hermano Antonio Magariños García y la hermana de mi abuela, Pilar Ramón Llera (en la familia la llamábamos siempre Papila, aunque en las cartas de la época firmaba como Pili), que más tarde se casaría con mi tío abuelo Antonio Magariños.

Aquí incluyo de nuevo los árboles genealógicos.

Familia Ramón Llera.

Familia Magariños García.

El 29 de octubre de 1936 detuvieron a mi abuelo Carlos, a su hermano Antonio y mi tía abuela Pilar en casa de mi abuelo, en Blasco de Garay 32. Durante la detención les incautan diversos objetos comprometedores.

A principios de 1937 les juzgó un Tribunal Popular por el delito de desafección al régimen constitucional republicano por haber militado en partidos de derechas (toda persona de derechas era sospechosa de quinta-columnista).

El tribunal les condenó a penas de tres a cuatro meses de prisión y a una multa. Dado que habían pasado en prisión durante un periodo más largo que la propia condena, mi abuelo y su hermano fueron puestos en libertad entre enero y febrero de 1937, que fue cuando mi abuelo conoció por fin a su hijo Carlos, que había nacido en noviembre de 1936.

Desde el 28 de octubre de 1936, mi abuela, su madre, Carmen Llera, y su tía, Mercedes Llera, tenían a cuatro parientes en cuatro cárceles distintas. Esto debió suponer bastante trasiego puesto que seguramente irían todos los días a la cárcel a llevarles comida y recoger los cacharros del día anterior.

Junio de 1936: las detenciones

El 28 de octubre de 1936, detienen a Carlos, Antonio y Pilar en la calle Blasco de Garay 32, según consta en el expediente de Carlos Magariños, la causa de la detención fue:

“Por encontrarse en su domicilio cartas, fotografías, insignias, documentos, que se adjuntan (no han sido aportados al informe) así como unos gemelos de dos monedas de oro con el busto de Don Alfonso de Borbón, los que también se acompañan (tampoco se han recibido en esta secretaría) manifestando Pilar Ramón Llera (igualmente detenida) ser la firmante de la mayor parte de las cartas antes referidas en las que se habla en términos insultantes de los partidos marxistas y figuras republicanas como el Señor Azaña, acompañándose de un recibo de Acción Popular a nombre del referido Carlos.

El inculpado se encuentra detenido en la prisión de Duque de Sexto.”

En el expediente de Antonio Magariños se declara que se le detiene por:

“…encontrarle documentos de carácter derechista. Se encuentra detenido en la prisión de duque de sexto.”

Y aquí tenemos un documento curioso: el registro de ingreso y salida de Carlos y Antonio en la cárcel de Duque de Sexto (los documentos son accesibles desde el Portal de Archivos Españoles).

A.H.N. Sección Fondos Contemporáneos Causa GeneralSubdirección General de los Archivos EstatalesMinisterio de Cultura.España

Ficha de ingreso en la cárcel de Duque de Sesto de Carlos y Antonio Magariños

La prisión de Duque de Sesto (y no “sexto”) se encontraba en la Calle del Duque de Sesto, 9. Tuvieron suerte de ir a esa cárcel y de no ser personas muy relevantes políticamente porque en esas fechas se produjeron varias “sacas” de algunas cárceles de Madrid. Por las razones que fueran, en la cárcel de Duque de Sesto no se produjeron sacas.

Curiosamente, en esa misma cárcel estuvo encerrado más tarde otro pariente mío, Emilio Sola Ramos.

Por su parte, en el expediente mi tía Pilar Ramón Llera, consta lo siguiente:

“Detenida en el domicilio de Carlos Magariños García, por encontrarse cartas, fotografías, insignias, documentos así como unos gemelos de dos monedas de oro con el busto de Alfonso de Borbón. Manifestó haber venido huida del pueblo de Cobeña (Madrid), haber escrito cartas en las que se habla en términos insultantes de los partidos políticos y figuras republicanas como Azaña y que tanto ella como toda la familia votaron e hicieron propaganda de derechas.

Se encuentra en la prisión de mujeres.”

Los gemelos de mi tía no eran exactamente como estos de la foto (que no son de oro) pero nos dan una idea de cómo podrían haber sido.

gemelos

En su expediente consta que estuvo encarcelada en el Asilo de San Rafael, un hospital que en esa época se transformó en cárcel de mujeres.

Asilo San Rafael - fotos.com.es

En la actualizad, en la zona se encuentra el Hospital de San Rafael, construido más recientemente.

Diciembre de 1936: los juicios

Unas semanas después, el 26 de diciembre de 1936, en su declaración ante el juez en la misma cárcel del Duque de Sesto, mi abuelo Carlos afirmó lo siguiente:

“Que no sabe que documentos hayan sido ocupados en su domicilio, aunque recuerda que él tenía alguna fotografía propiedad de su madre, de la familia ex-real y que las conservaba como recuerdo, y alguna insignia de “Adoración Nocturna” a la que él no pertenece, conservándola por curiosidad. Que desde hace unos dos años pertenece a Acción Popular ya que su programa era el que más se le aproximaba, por no ser monárquico, a sus ideas. Que esto no obstante él no ha actuado en política de forma alguna, afiliándose a A.P. por la razón dicha y porque consideraba era un partido legal dentro de la república. Que efectivamente Pilar Ramón, cuñada del declarante, ha dirigido cartas a la mujer del que habla pero que en ellas trataba sólo de suceso del pueblo haciendo resaltar su sentimentalismo y por ello tal vez en alguna se excediera.”

No creo que se conserve en la familia la dichosa insignia de la asociación católica Adoración Nocturna, pero podría haber sido similar a esta:adoracion-nocturna

El 11 de enero de 1937, en la vista oral del juicio, el abogado defensor de mi abuelo llamó a declarar a Antonio Ramón Vidal, chófer y miembro de la UGT desde septiembre de 1936 (desde después de comenzada la guerra), quien afirmó que “nunca le habló de política el denunciado, que ignora si es afecto al Régimen, aunque sí buena persona y pacífico.” Lo que no declara (o no consta en el acta) es que era hermano del suegro del denunciado.

También declaró a favor de mi abuelo su primo Enrique García Alonso (en la familia le conocíamos como “el tío Enrique”), fontanero, perteneciente a UGT desde 1921 (lo cual le haría más creíble ante el tribunal) quien dijo que “nunca ha conocido actividades políticas al denunciado estimándolo afecto al Régimen”.

Por último, compareció como testigo Eusebio Pérez y Pérez, comerciante (mi madre contó que tenía una tienda de telas en el barrio de Salamanca), que pertenecía a la UGT desde 1911 (desde que tenía 12 años) y afirmó que “nunca ha conocido actividades políticas al denunciado y que no tiene inconveniente en responder por el mismo, por estimarlo afecto al régimen.”

A mi tío abuelo Antonio Magariños, lo habían detenido “por encontrarle documentos y correspondencia de carácter derechista.” En su declaración ante el Juzgado, el 20 de diciembre de 1936, afirmó:

“Que desde hace tiempo está afiliado a Acción Popular y que cuando había sido ya detenido sabe que practicaron un registro en su domicilio en el que debieron de encontrar imágenes de estampas de carácter religioso, pero no de carácter político, ya que él nunca intervino en estas cuestiones de política. Que ignora las causas de su detención.”

Como testigo compareció Ángel Rodríguez Alonso, “Secretario del Comité de Vecinos” de la fina en que vivía mi tío abuelo declarando:

“Que es secretario del Comité de Vecinos de la fina que en que habita. Que a Antonio Magariños García lo considera el declarante como persona de derechas ya que es católico y está inscrito a obras religiosas. Que esto no obstante lo considera una buena persona, no peligroso para el régimen pues su mayor actividad la dedica, a juicio del declarante, a sus estudios. Que cree no pertenezca a ningún partido político. Exhibe carnet del Sindicato Ferroviario de UGT de julio del presente año.”

También compareció Augusto Ferreira Veiga, capitán de intendencia, que declaró:

“Que es presidente del Comité de Vecinos del inmueble en que habita como lo acredita con el carnet que exhibe. Que conoce desde hace unos años a Antonio Magariños García, el que siempre le ha parecido un muchacho de tendencias derechistas, pues cree que en la actualidad sigue pagando recibos de auxilio a Congregaciones Religiosas a las que estaba inscrita su difunta madre. Que esto no obstante no lo considera peligroso para el Régimen y hasta se atreve a decir que puede ser afecto a él ya que se trata de persona de orden entregado solamente a sus estudios. Exhibe carnet de la Agrupación Socialista de diciembre del año treinta tres.”

Por su parte, en su declaración ante el juzgado, el 8 de enero de 1937, Pilar Ramón declaró:

“Que fue detenida el día 28 de octubre último en su domicilio por unos agentes de vigilancias que la llevaron a la Comisaría del Distrito Palacio y después a la Dirección General de Seguridad. Que ese mismo día practicaron dichos agentes un registro en su domicilio, que es el de Carlos Magariños García, y el motivo de encontrarse la declarante en dicho domicilio es por haberse incautado las milicias de la casa que habitaban en dicho pueblo [Cobeña]. Que la declarante no ha escrito nunca cartas en términos insultantes a personas destacadas del régimen republicano, que no es cierto que se le ocuparan cartas, fotografías, insignias, documentos ni tampoco unos gemelos con monedas de oro y si bien vio que los agentes que practicaron el registro se llevaron un paquete con distintos papeles, ignora la clase de estos y a quien podían pertenecer. Que en las últimas elecciones tanto la declarante como sus familiares votaron la candidatura de derechas, habiendo repartido la que habla candidaturas de ese matiz político en el pueblo de Cobeña.”

De nuevo declara como testigo Eusebio Pérez y Pérez que afirma “que conoce a la inculpada desde hace nueve años del pueblo de Cobeña ignora las ideas políticas si bien es religiosa.”

Enero de 1937: las sentencias

Aunque les detuvieron al mismo tiempo, los juicios fueron resolviéndose en diferentes fechas.

El 5 de enero de 1937 el Jurado Popular de Urgencia promulgó la sentencia de mi tío abuelo Antonio:

“RESULTANDO probado y así se declara que: el denunciado Antonio Magariños García, pertenecía a la organización política denominada “Acción Popular”, en oposición y abierta hostilidad contra el Gobierno, sin que haya llevado a efecto en forma adecuada acto alguno de acatamiento o adhesión al régimen”

“FALLAMOS que debemos imponer e imponemos como media de seguridad a Antonio Magariños García la de dos meses de internamiento en lugar adecuado y quinientas pesetas de multa; y caso de impago de la misma por insolvencia del inculpado sufrirá un mes de arresto por el impago, siéndole de abono para el cumplimiento del internamiento el tiempo que lleva privado de libertad, más las costas de este expediente, y remítase el mismo original a la Secretaría General para el cumplimiento de esta sentencia.”

Antonio fue puesto en libertad ese mismo 5 de enero de 1937 puesto que ya había cumplido la pena al haber permanecido en prisión preventiva durante más de tres meses.

La sentencia de mi abuelo Carlos se dictó el 11 de enero de 1937:

“RESULTANDO probado y así se declara que: el denunciado Carlos Magariños García, perteneciente a la agrupación política denominada “Acción Popular”, organización en oposición y abierta hostilidad contra el Gobierno, sin que haya llevado a efecto acto alguno de acatamiento o adhesión al Régimen.”

“FALLAMOS que debemos imponer e imponemos como media de seguridad a Carlos Magariños García, la de dos meses de internamiento en lugar adecuado, siéndole de abono para el cumplimiento del mismo el tiempo que lleve privado de libertad, más las costas de este expediente; y remítase el mismo a la Secretaría General para la ejecución de esta sentencia.”

Como en el caso de Antonio, dado que había pasado en prisión preventiva un periodo más largo que la propia condena, fue puesto en libertad el mismo 11 de enero de 1937.

El 28 de enero de 1937, el tribunal impuso mi tía abuela Pilar una condena de cuatro meses de prisión y 1.500 pesetas de multa por el delito de “Desafección al régimen”.

“FALLAMOS que debemos imponer a imponemos como medida de seguridad a la inculpada Pilar Ramón Llera, cuatro meses de internamiento en establecimiento adecuado, pérdida de derechos políticos durante tres años y multa de quinientas pesetas, debiendo sufrir caso de insolvencia arresto subsidiario, que se ejecutará sin perjuicio de la revisión que, en su caso, se hiciese de este fallo dentro seis meses.”

El 29 de enero de 1937, solicitó una pena atenuada para poder operarse de un tumor maligno en el pecho, adjuntando a su petición un certificado médico. Finalmente fue puesta en libertad, al haber cumplido la pena de cuatro meses, el 29 de febrero de 1937.

En el portal de archivos españoles, existe mucha información sobre la guerra civil y es allí donde he encontrado mucha información sobre los juicios. Quien quiera conocer más detalles, podrá encontrar aquí una copia de los expedientes:

15685279.JPG

15530727.JPG

15844169.JPG

Aclaración

En ciertos círculos ultra derechistas se menciona que mi tío abuelo Antonio Magariños estuvo en la cárcel con Ramiro de Maeztu. Esta afirmación no es correcta en cuanto a que Ramiro de Maeztu fue encarcelado en la Cárcel de Ventas el 30 de julio de 1936 de donde lo sacaron para fusilarlo el 29 de octubre de 1936.

Por su parte, mi tío Antonio Magariños fue detenido junto con su hermano Carlos el 28 de octubre de 1036 y, tras pasar una noche en la comisaría ingresaron ambos en la Cárcel de Duque de Sexto.

La confusión quizás se deba a que hubo otro Magariños que sí compartió celda con Ramiro de Maeztu: Santiago Magariños Torres, hijo de Emeterio Magariños (el de la vaquería) y, por lo tanto, primo de Antonio y de Carlos Magariños.

 

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in Guerra Civil Española and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s